Alternative organization in the cataract surgery anesthesia .

2009
ANESTESIOLOGÍA Y REANIMACIÓN, OFTALMOLOGÍA
TEC. SANITARIA. EXCLU. MED.
INFORMES DE EVALUACIÓN
+ Año
2009
+ Áreas de Conocimiento
ANESTESIOLOGÍA Y REANIMACIÓN, OFTALMOLOGÍA
+ Tipo Tecnología
TEC. SANITARIA. EXCLU. MED.
+ Línea de Producción
INFORMES DE EVALUACIÓN
Con el objetivo de conocer si la cirugía de cataratas en la que la anestesia local la administra un oftalmólogo es igual de segura que cuando el procedimiento anestésico lo lleva a cabo directamente un anestesista, se realizó una revisión sistemática de la literatura. Los autores concluyeron que, no existen diferencias de seguridad entre la anestesia administrada por anestesistas y la administrada por profesionales no anestesistas. La presencia de un anestesista en el quirófano no es imprescindible aunque es recomendable que se disponga del trabajo de un anestesista, aunque éste no esté en el quirófano directamente, de manera que pueda actuar rápidamente en el caso de complicaciones.
Antecedentes
La cirugía de cataratas es una intervención quirúrgica muy frecuente y que ha llegado a realizarse con un alto grado de seguridad. Si la anestesia la administra y monitoriza el propio oftalmólogo, el anestesista podría dedicarse a otra actividad quirúrgica, obteniéndose así una mejora en la eficiencia desde el punto de vista social, y de productividad desde el punto de vista de los centros hospitalarios.
Por ello, en este trabajo nos planteamos conocer si la cirugía de cataratas en la que la anestesia local la administra un oftalmólogo es igual de segura que cuando el procedimiento anestésico lo lleva a cabo directamente un anestesista.

Resultados
Se seleccionaron 11 estudios, 4 estudios secundarios y 7 series de casos.
Agudeza visual postoperatoria: para la anestesia retrobulbar (realizada por anestesistas), alcanzaron este nivel de agudeza visual un 80,7-86,7% de los pacientes. Para la anestesia tópica, el resultado fue del 84,9-86,6%. Sin embargo, se trata de diferencias que no son estadísticamente significativas.
Ansiedad/bienestar/confort: los resultados fueron contradictorios.
Dolor: se encontró que un 0,6% de los pacientes anestesiados mediante anestesia tópica y sedación oral presentó dolor moderado, y un 12,8% presentó dolor leve.
Papel de los anestesistas: en el caso de que el procedimiento anestésico no lo realice un anestesista la frecuencia de consulta con este especialista fue del 0,9-28,5%.
Complicaciones intraoperatorias: no se han encontrado diferencias de seguridad entre los pacientes anestesiados por especialistas en anestesia y los anestesiados por otro tipo de profesionales.
Complicaciones postoperatorias: los resultados de los diferentes estudios fueron contradictorios.
Coste: la estrategia más coste efectiva fue aquella en la que el anestesista no permanece todo el tiempo en el quirófano.
Otros: todo el personal del quirófano debe estar formado para realizar soporte vital básico. Al menos uno de ellos debe estar capacitado para realizar soporte vital avanzado. No se encontraron diferencias en las demandas por errores médicos entre las enfermeras trabajando sólas o junto con el anestesista

Conclusiones
• La evidencia disponible en el momento actual es de baja calidad, basándose fundamentalmente en series de casos y recomendaciones de expertos.
• Con la evidencia disponible, no existen diferencias de seguridad entre la anestesia administrada por anestesistas y la administrada por profesionales no anestesistas.
• Sí existe acuerdo en cuanto a la necesidad de que se disponga del trabajo de un anestesista, aunque éste no se encuentre presente en el quirófano directamente, de manera que pueda actuar rápidamente en el caso de complicaciones anestésicas de cierta complejidad.
• La presencia de un anestesista en el quirófano no es imprescindible.
Recomendaciones
• Crear un programa de formación en anestesia local para cirugía de cataratas destinado a oftalmólogos.
• Realizar la anestesia local por parte de los oftalmólogos, con el apoyo de anestesistas que puedan acudir ante incidencias en que sea necesaria su participación. Excluir de este tipo de procedimientos a los pacientes con mayores niveles de ASA.
• Crear un registro en que se anoten este tipo de procedimientos, las condiciones en que se llevan a cabo y sus resultados, con el fin de conocer resultados reales en nuestro ámbito.
• Impulsar ensayos clínicos controlados y aleatorizados que aporten pruebas científicas concluyentes acerca del tema de investigación.
AETSA P 2008-7 Anestesia Cataratas (642.6 KiB, 29 downloads)