Economic evaluation of monitoring systems of ketones in blood for the diagnosis and prevention of ketoacidosis.

2010
ANÁLISIS CLÍNICOS, ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN
TEC. SANITARIA. EXCLU. MED.
INFORMES DE EVALUACIÓN
+ Año
2010
+ Áreas de Conocimiento
ANÁLISIS CLÍNICOS, ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN
+ Tipo Tecnología
TEC. SANITARIA. EXCLU. MED.
+ Línea de Producción
INFORMES DE EVALUACIÓN
Con el objetivo de evaluar el coste-efectividad de la cetonemia capilar frente la cetonuria para el diagnóstico y prevención de cetoacidosis diabética en pacientes diabéticos tipo I, se elaboró un modelo de análisis de decisión para comparar los costes y las complicaciones evitadas. Los autores concluyeron que la determinación de cuerpos cetónicos por cetonemia capilar no parece costo efectivo en pacientes con buen control de glucosa y bajo riesgo de cetosis, aunque puede ser más costo efectivo en pacientes de alto riesgo y cuando el coste de la tira de sangre fuese menor. Además, los resultados se muestran muy sensibles a la frecuencia de determinación de cuerpos cetónicos, y la probabilidad relativa de un evento agudo con cetonemia capilar frente a cetonuria.
Objetivo.
Evaluar el coste-efectividad de la cetonemia capilar frente la cetonuria para el diagnóstico y prevención de cetoacidosis diabética.

Metodología.
Se elaboró un modelo de análisis de decisión para comparar los costes y las complicaciones evitadas de la cetonemia capilar frente la cetonuria en pacientes menores de 22 años y con más de un año de diagnóstico de diabetes mellitus tipo 1. El análisis se realizó desde el punto de vista del sistema sanitario público para un horizonte temporal de 6 meses. Se consideraron los costes de las tiras de ambas alternativas diagnósticas, y el coste de hospitalización y urgencias incurridos por las complicaciones agudas a causa de un mal diagnóstico. La mayor parte de los datos se obtuvieron de un ensayo clínico aleatorio. El coste efectividad se expresó como el coste por complicación o evento agudo evitado. Se realizaron análisis de sensibilidad determinísticos modificando las variables de mayor incertidumbre en el modelo.

Resultados.
Se observa un coste incremental de la utilización de cetonemia capilar en lugar de cetonuria de 99,02 €. Esta diferencia se debe por un lado al incremento del coste de la prueba mediante cetonemia capilar con respecto a cetonuria es de 120,14 € y por otro lado al ahorro en hospitalizaciones y urgencias (21,12 € por paciente). En relación a la efectividad, la determinación de cetonemia capilar evita un 8% más de pacientes con eventos agudos. Este incremento resulta de la diferencia de eventos agudos (24% para el grupo de cetonuria y 16% para el grupo de cetonemia capilar) entre ambas alternativas. Para un horizonte temporal de 6 meses, el coste de la determinación de cuerpos cetónicos por cetonemia capilar en lugar de por cetonuria, fue de 1.273 € por paciente sin evento o complicación aguda.

Conclusión.
Con una probabilidad de evento agudo de 24% para 6 meses, una OR de 0,61 y una proporción de realización de test de 0,28, el coste de utilizar la cetonemia es de 1273 euros por evento agudo evitado. Es difícil tomar una conclusión de si es costo efectivo ya que no encontramos datos para calcular la calidad de vida de un paciente de tipo 1 con cetosis en España. Si tomamos una disponibilidad a pagar de 577 € por evento evitado, la tiras de sangre no serían costo efectivo para el caso base. Pero hay escenarios en los que sería más costo efectivo, por ejemplo en pacientes con prevalencia de evento agudo más alta, o con un coste de la tira de sangre menor de 1,5 €. Estos resultados significan que la determinación de cuerpos cetónicos por cetonemia capilar no parece costo efectivo en pacientes con buen control de glucosa y a bajo riesgo de cetosis, aunque puede ser más costo efectivo en pacientes de alto riesgo y cuando el coste de la tira de sangre fuese menor. Además, los resultados se muestran muy sensibles a la frecuencia de determinación de cuerpos cetónicos, y la probabilidad relativa (odds ratio) de un evento agudo con cetonemia capilar frente a cetonuria.
Objective.
To evaluate the cost-effectiveness of capillary blood ketone testing in contrast with urine ketone testing for the diagnosis and prevention of diabetic ketoacidosis.

Methods.
A decision analysis tool was made to compare both cost and avoidable complications of capillary blood ketone testing compared with urine ketone tests in patients aged 22 years old or less, with at least one year since a diagnosis of with diabetes mellitus type 1. The perspective of the analysis was the national health system and the time horizon of the analysis was 6 months. Health service costs included the cost of strips for both diagnosis alternatives as well as hospital and emergency care arising from severe complications arising from a wrong diagnosis. Most of the data were obtained from a randomized clinical trial. Cost-effectiveness was expressed as the cost per complication or severe event avoided. Deterministic sensitivity analysis was carried out.

Results.
The mean difference in cost between capillary blood ketone tests versus urine ketone tests was € 99.02 over six months. The additional costs of the clinical test using capillary blood ketone tests instead of urine tests are € 120.14 and this is partly offset by cost savings for hospitalization and emergency care (€ 21.12 per patient). The use of capillary blood ketone testing is associated with a decrease of 8% in the proportion of patients with severe events. (24% for the group using urine tests and 16% for the group using capillary blood ketone tests). For a 6 month time horizon, the incremental cost of blood tests versus urine tests per severe event avoided was € 1.273 per patient.

Conclusion.
With a probability of severe event of 24% for 6 months, a RO of 0.61 and a test execution of 0.28, the incremental cost per severe event avoided in the use of capillary ketone per is € 1.273. Drawing any conclusion about the cost-effectiveness is diffi cult since there are no data to estimate the quality of life of a patient type 1 with ketosis in Spain. If we consider that the health service might be willing to pay € 30,000 per additional healthy life year, and that a serious adverse event results in up to one week with very low quality of life, then the health service might be willing to pay up to € 577 for each event avoided. Under these assumptions, blood ketone tests would not be cost-effective for the base case. Blood ketone testing might be cost-effective under alternative scenarios, for instance in patients with a higher expected prevalence of severe events, or if a blood test strip cost less than € 1.5. These results indicate that determining the presence of ketonic bodies by capillary blood ketone testing is not cost-effective with patients having a good control of glucose and a low risk of ketosis. However, costeffectiveness may be greater in patients at a high risk or if the blood strip cost was lower. Moreover, the results are very sensitive to the frequency of ketonic body determination and the odds ratio of a severe event with capillary blood ketone testing versus urine testing.
AETSA 2007-14 Cetonicos (672.9 KiB, 27 downloads)