Cow’s milk proteins allergy – systematic review.

2000
ALERGOLOGÍA, APARATO DIGESTIVO, ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN
TEC. SANITARIA. EXCLU. MED.
INFORMES DE EVALUACIÓN
+ Año
2000
+ Áreas de Conocimiento
ALERGOLOGÍA, APARATO DIGESTIVO, ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN
+ Tipo Tecnología
TEC. SANITARIA. EXCLU. MED.
+ Línea de Producción
INFORMES DE EVALUACIÓN
Con el objetivo de evaluar la utilidad de los tratamientos dietéticos de APLV y establecer unas recomendaciones acerca de la edad límite de uso apropiado, se realizó una revisión sistemática de la literatura. Los autores concluyeron que las fórmulas séricas altamente hidrolizadas y las fórmulas elementales son eficaces en niños con alergia a las proteínas de la leche de vaca. Las fórmulas parcialmente hidrolizadas no están indicadas por su alta alergenicidad. Existe buena evidencia de que los niños alimentados con las fórmulas analizadas tienen desarrollos estaturoponderales adecuados de acuerdo con las recomendaciones internacionales. No se ha localizado evidencia de indicaciones clínicas en niños mayores de dos años aunque la edad límite de uso apropiado debe ser individualizada y establecida según una valoración periódica del tratamiento.
La alergia alimentaria es principalmente un problema de la infancia. Generalmente se desarrolla en el mismo orden en que se introducen los alimentos en la dieta. La leche de vaca contiene las primeras proteínas extrañas introducidas en la dieta, por lo que la alergia e intolerancia a aquella, es la enfermedad alérgica más frecuente de la primera infancia.
Los términos alergia e intolerancia a menudo son utilizados conjuntamente por presentar a veces manifestaciones clínicas comunes. Sin embargo sus mecanismos de producción son distintos y a efectos de manejo clínico deben ser diferenciados.
El objetivo fundamental del manejo de la A/IPLV es la evitación de las proteínas de la leche de vaca y la consecuente sustitución por proteínas menos alergénicas. Para ello las proteínas de la leche son modificadas según un mecanismo de hidrólisis enzimática múltiple. El grado óptimo de esta hidrólisis no ha sido aún bien establecido. En los últimos años se ha observado un aumento importante en la utilización de las fórmulas alimentarias especiales para la prevención y tratamiento de la alergia a la leche de vaca. Un importante problema en la evaluación de la eficacia clínica de las leches especiales es que se usan en diversas situaciones clínicas en general relacionadas con la sensibilidad o alergia, pero en muchos casos no están diagnosticados o no esta establecida una clara relación causa-efecto. Las fórmulas sustitutivas son financiadas por el sistema público cuando existen indicaciones en lactantes menores de dos años diagnosticados en un servicio hospitalario de alergia o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca, si existe compromiso nutricional.
El esqueleto metodológico de este informe es una revisión sistemática en la literatura científica acerca de la efectividad y seguridad del tratamiento dietético y la existencia de indicaciones clínicas en edades superiores a los 2 años. Para ello realizamos una búsqueda entre los años 1990- 2000 en las bases electrónicas de Medline y Embase Así mismo se exploraron las bases de Cochrane Library 2000, Best Evidence y los catálogos de publicaciones de las agencias de la red INAHTA .
A partir de los estudios analizados, con una buena evidencia podemos deducir que las fórmulas séricas altamente hidrolizadas son efectivas en niños menores de 12- 15 meses de edad, con sintomatología moderada de dermatitis atópica y con diagnóstico de alergia a las proteínas de la leche de vaca, confirmado por pruebas de provocación, que han sido previamente alimentados con lactancia materna durante un período medio de cinco meses y que consumen la fórmula durante un tiempo mínimo de seis meses. También son efectivas en niños menores de 4 meses, con diagnóstico de intolerancia a las proteínas de la leche de vaca demostrada por pruebas de provocación, alimentados al menos 2 meses y medio exclusivamente con la fórmula. Las fórmulas elementales, cuya fuente proteica son aminoácidos libres, son igualmente efectivas en la población con diagnóstico de alergia. Hay buena evidencia de que los productos parcialmente hidrolizados comparados con la fórmula de leche de vaca estándar disminuyen a los 12 meses la sintomatología de sensibilidad a proteínas de la leche de vaca y la prevalencia de clínica alérgica cuando la lactancia materna no es posible, son administrados de forma exclusiva al menos durante seis meses y se administran en niños con antecedentes familiares en primer grado y IgE en sangre de cordón superior o igual a 0.5 UI/ml. Las fórmulas parcialmente hidrolizadas no están indicadas en el tratamiento de alergia demostrada a proteínas de leche de vaca por su alta alergenicidad.
La presencia de efectos adversos es baja. Estos consisten en diarreas con o sin presencia de colitis alérgica, con fórmulas altamente hidrolizadas y derivados de la soja. Se describen algunas reacciones de hipersensibilidad con las distintas fórmulas. La literatura revisada no aporta datos de desencadenamiento de reacciones anafilácticas.
Existe buena evidencia de que los niños alimentados con las fórmulas analizadas tienen desarrollos estaturoponderales adecuados de acuerdo con las recomendaciones internacionales.
No hemos encontrado evidencia de indicaciones clínicas en niños mayores de dos años. La realización de pruebas cutáneas o determinación de IgE específica junto a pruebas de provocación controladas a esta edad en niños seleccionados pueden orientar la necesidad de continuar el tratamiento. La edad límite de uso apropiado debe ser individualizada y establecida según una valoración periódica del tratamiento.
AETSA P 2000 Alergia Prot Leche (140.7 KiB, 58 downloads)